emprendedores
 
40 ideas discutibles para crear, creer, crecer... ¡emprender!

-
¿Está tentado por dar el primer paso hacia su emprendimiento? ¿Se imagina administrando su negocio? ¿Se queda pensando cómo será convertirse en su propio jefe? ¿Qué le impide dar el primer paso? La situación ideal no existe, el momento perfecto tampoco. No le propongo saltar al abismo... el primer paso es que hoy decida empezar a trabajar en su emprendimiento para que no sólo siga soñando e imaginando, sino para que empiece a hacerlo realidad. Esta entrega es para los soñadores y hacedores. 

¡Ah!, recuerde que son ideas "discutibles" por lo que significaría mucho para mí que usted refutara una o todas de estas ideas. 

Aquí le canto las 40... ¡Disfrútelas!
- -
-

1. ¡Hoy es el día!
Parece que muchos vamos por la vida con una bolsa repleta de sueños. Cada tarde nos sentamos frente a la ventana y, mientras tomamos una taza de café, imaginamos lo maravilloso que sería si pudiésemos convertir nuestro sueño en realidad. ¿Por qué nos conformamos con imaginarlo cuando podemos convertirlo en realidad? ¡Hoy es el día para empezar a convertir su sueño en realidad!


2. ¿Qué esperamos?
Atesoramos un sueño, pero siempre preferimos esperar. Aunque, a veces, no llegamos a definir bien qué esperamos. O, son tantas cosas las que esperamos, que el tiempo nunca será suficiente para decidirnos a convertir nuestros sueños en realidad. Esperamos que la situación del mundo cambie, que la situación del país cambie, que nosotros cambiemos... de aspecto, de nivel económico, de nivel educativo, de localidad, de estado civil, de contactos, etc. ¡Hoy no espere más!


3. ¡Hágalo!, usted puede convertirse en empresario.
¿Cuál es su sueño? ¿Sueña con ser su propio jefe?, ¿con desarrollar aquella pasión de toda su vida y ganar dinero con ella?, ¿con administrar los horarios a su conveniencia? ¿Qué está esperando? Anímese a dar el primer paso, no le propongo saltar a un precipicio, le propongo iniciar el camino hacia su empresa. Si su sueño es convertirse en emprendedor, ¡empiece hoy!


4.
¡Hágalo!, apasiónese con su proyecto. ¿Por qué dar el primer paso hoy? Porque trabajar en lo que uno ama es maravilloso (mejor que soñarlo). Si el emprendimiento con el que sueña es una pasión, ¿por qué debe postergarlo? ¿Acaso usted no se merece disfrutar de la vida... inclusive trabajando? ¡Por supuesto que sí! Hoy es el día para tomar papel y lápiz, y sin dilaciones, empezar a hacer “un borrador” de lo que será su empresa. ¡Usted se lo merece!


5. ¡Hágalo usted!, nadie más lo hará.
¿Por qué dar el primer paso hoy?  Porque si usted no lo hace, nadie más lo hará por usted. Usted quiere que su situación cambie, que su situación mejore, tener su propio negocio. Usted conoce cuál es su sueño, únicamente usted sabe a dónde le gustaría llegar con su emprendimiento, solamente usted “siente” su futuro negocio. ¿Qué persona tendría su misma visión del negocio? ¡Ninguna! 


6. ¡Hágalo usted!, nadie más lo hará en su lugar.
¿Por qué dar el primer paso hoy? Otra persona podría llevar adelante una empresa. Pero usted entraría en la espera nuevamente: buscar a la persona indicada insumiría más tiempo y, en consecuencia, más dinero. Abrace su proyecto de empresa y hágalo usted mismo. 


7. ¡Hágalo ahora!, nunca terminará de saber todo.
¿Por qué dar el primer paso hoy? Porque si usted está esperando aprender todo de todo sobre el tema de su emprendimiento, recabar toda la información posible que existe en el mercado, relevar todas las investigaciones que hay en Internet y en otras fuentes... , entonces, lamentablemente, usted no empezará a trabajar en su negocio ¡nunca! Si ha decidido abrir su empresa, usted posee experiencia y conocimientos para administrarla; por supuesto que la capacitación deberá ser continua, para mantenerse actualizado en su rubro. Pero, no pretenda saber todo, no es posible. Además, en la práctica aprenderá mucho más. 


8. ¡Hágalo ahora!, no hay una situación ideal.
¿Por qué dar el primer paso hoy? Porque la situación de nuestro país (no importa cuál sea éste) nunca será lo suficientemente óptima como para asegurarnos el éxito o el fracaso de nuestro negocio. Conocer el contexto en el cual se inserta nuestra empresa es fundamental, pero no podemos excusarnos en el “lo haré cuando la situación mejore”. ¿Cuándo? ¿Usted lo sabe?, ¿usted va a esperar? 


9. ¡Hágalo!, no pierda una sola oportunidad.
¿Por qué dar el primer paso hoy? Porque las oportunidades del día de hoy, ya habrán pasado de largo mañana. Es cierto, que las oportunidades están en todas partes y bajo cualquier forma, aún las más extrañas. Pero, estimo que usted no querrá perderse ni una: cuantas más ideas recoja, más nuevas generará y más posibilidades de transformarlas en negocios concretos tendrá. Si usted espera a mañana, tal vez “su” oportunidad haya sido tomada por otro emprendedor.


10. ¡Hágalo ahora!, la crisis es una oportunidad.
¿Por qué dar el primer paso hoy? Porque una crisis muestra que hay carencias en varios planos. Y en esas carencias usted puede encontrar su oportunidad de mercado. En una crisis: la gente consume productos alternativos a las primeras marcas, necesita desarrollar nuevas habilidades para adaptarse a nuevos mercados, busca formas de entretenimiento y ocio económicas y de calidad. Si hay una carencia, una necesidad, ahí estará usted con su producto o servicio para satisfacerla. Ahora: elija cómo considerará a la crisis.


11. ¡Hágalo!, nada cambiará si usted no actúa. ¿Por qué dar el primer paso hoy? Porque usted quiere mejorar. ¡Actúe y su situación mejorará! Le parece que necesita tiempo para lograrlo. Sí, es verdad, todo emprendimiento requiere de tiempo. Piense esto: los días, los meses, los años pasan a pesar nuestro. ¿Cómo quiere estar dentro de un año? Deje pasar sus sueños y el año pasará sin resultado alguno. O bien, empiece hoy a planificar y brinde por los buenos resultados a fines del próximo año. 


12. ¡Hágalo!, apueste al tiempo.
¡Anímese a dar el primer paso hoy! Aquellos avisos que le ofrecen hacerse millonario de la noche a la mañana no son serios. Seguramente usted espera resultados serios, tener éxito y perdurar. Ergo:  no saltee etapas en la vida de su empresa.  


13. ¡Hágalo!, usted puede porque otros pudieron.
¡Anímese hoy a dar el primer paso hacia su empresa! Otras personas estuvieron en el mismo lugar en el que usted se encuentra: con una idea palpitando en sus carpetas, tentados por empezar y con las mismas dudas que usted. Pero, decidieron actuar hoy para disfrutar de sus emprendimientos mañana, tal vez dentro de un año o menos. Personas como usted o como yo, ninguna persona con talentos extraordinarios. Mire a su alrededor, seguramente hallará a varios emprendedores que hoy están disfrutando de sus empresas. Acérquese a ellos, obsérvelos y aprenda. Si ellos lo lograron, usted también lo hará. 


14. ¡Hágalo!, confíe en sus habilidades.
¡Anímese a dar el primer paso hoy! Confíe en su capacidad para desarrollar nuevas habilidades relacionadas con el management, para administrar su empresa, para organizar sus tiempos de trabajo, para equilibrar su vida familiar-laboral, para representar a su empresa profesionalmente, para hacer crecer a su empresa. ¿Por qué no podrá lograrlo? 


15. ¡Hágalo!, usted puede porque ya lo logró antes. ¡Anímese hoy a dar el primer paso! Usted dirá que es la primera vez que emprende. Yo me refiero a que usted ya ha obtenido otros logros en su vida: ha terminado una carrera, ha finalizado un perfeccionamiento, ha ganado un premio en alguna categoría, ha desarrollado exitosamente un proyecto, etc. Usted ha obtenido éxito en otros emprendimientos. Por lo tanto, nada le impide que ahora, con este nuevo: convertirse en un microempresario, vuelva a conseguirlo. Los recursos internos para conseguirlo están dentro suyo.


16. ¡Hágalo!, empiece por el principio.
¡Anímese a dar el primer paso hacia su empresa! Empezar hoy no significa que hoy inicia las actividades comerciales. Empezar hoy significa: ¡empezar a trabajar en su futuro emprendimiento! Si tiene la idea, empiece a estudiarla. Si aún no la tiene, pero desea emprender, acérquese a asociaciones de emprendedores, participe de talleres de creatividad, lea sobre ideas de negocios, estudie el mercado de influencia de su futuro empresa. Tome la decisión y... ¿por dónde va a empezar? 


17. ¡Hágalo!, el temor se irá.
¡Anímese! Dar el primer paso hacia su empresa, o darlo hacia un emprendimiento nuevo en nuestras vidas, da un poco de temor. Primero, acéptelo porque es una reacción normal frente a lo que desconocemos. ¿Cómo sentirnos seguros frente a lo que nunca hicimos?, ¿cómo sentirnos cómodos cuando es la primera vez que lo intentamos?, ¿cómo no tener dudas? El miedo es una reacción normal que nos obliga a tomar precauciones. Pero no es normal cuando el miedo nos paraliza. Porque en ese caso, no intentaríamos nada nuevo. ¡Enfréntese al miedo! Como microempresario tome sus precauciones y ¡actúe! Cuando usted dé el primer paso, el miedo desaparecerá. 


18. ¡Hágalo!, lo nuevo es un desafío.
¡Anímese a dar el primer paso hoy! Si emprender es algo nuevo en su vida, conviértalo en un gran desafío. Como siempre le digo al final del Le canto las 40... un desafío nunca es aburrido. Cada día propóngase hacer su trabajo más divertido. No dé lugar a la desmotivación, pregúntese siempre cómo hacer sus días más amenos. Si usted eligió una pasión, sin dudas, hallará una nueva forma de hacer las cosas. ¡Hoy empiece a divertirse!


19.
¡Hágalo!, hay mucho por aprender. ¿Por qué dar el primer paso? Porque delante suyo tiene un mundo por descubrir. Si es la primera vez que emprende, cada actividad será una nueva conquista. Imagínese: sobre management, marketing, tecnologías, costos, diseño, etc. Cuando se enfrente a lo que no sabe, diga: “lo aprenderé”, en vez de: “no lo sé”. Como ya hemos dicho: en la práctica, aprenderá más. 


20. ¡Hágalo!, hay gente interesante por conocer.
¿Por qué dar el primer paso? Porque emprender su negocio, lo llevará a conocer mucha gente nueva: otros emprendedores como usted, dando sus primeros pasos, con los cuales se apuntalará; emprendedores establecidos, de los cuales aprenderá; profesionales que lo asesorarán en su empresa en diversas áreas, representantes de los medios de comunicación, etc. Que su situación actual cambie también depende de las personas que enriquecen su red


21. ¡Hágalo!, piense en positivo. ¡Anímese a dar el primer paso hoy! Enfoque todas sus energías en lo positivo de su emprendimiento, en vez de concentrarse en lo negativo, por ejemplo: “lo mucho que falta que para alcanzar sus primeros objetivos”. Pensar en positivo le hará hacer sus actividades con mayor entusiasmo, y en consecuencia, más orientadas al éxito. Yo sé que usted optimizará todos sus recursos. Pues, pensar en negativo le saldrá bastante caro. ¡Piense en positivo!


22. ¡Hágalo!, salga del “NO”.
¡Anímese a dar el primer paso hoy! ¿Cómo me dice?: “no puedo”, “no sé”, “no tengo tiempo”, “no lo hice antes”, “no encuentro recursos”, “no tengo los contactos”, “no existe”, “no sabré cómo hacerlo”, etc. Hablando de “no”, instalarse en esta actitud NO lo ayudará en lo más mínimo. Al contrario, lo mantendrá limitado, imposibilitado de intentar algo completamente diferente. ¿Por ejemplo?, ¡cumplir su sueño!


23. ¡Hágalo!, rodéese de gente positiva.
¡Anímese a dar el primer paso hoy! Usted no está solo. Reúnase con aquellas personas que lo alientan en su proyecto, que se constituyen en una fuente de motivación. ¿Quiénes son esas personas? Reflexione sobre las personas que forman su círculo más íntimo. En el inicio de su negocio, se necesita una cuota “extra” de motivación para perseverar.


24. ¡Hágalo!, pida ayuda.
¡Anímese a dar el primer paso hoy! Usted conoce la especialidad de su futuro emprendimiento pero no tiene porqué ser un especialista en ¡todo! Ya hemos dicho: que no puede esperar a saber todo para quedarse esperando a que ese día llegue. Tampoco puede quedarse sin actuar, temiendo que si no sabe, nada puede hacer. Busque ayuda en foros, talleres, organismos, etc. ¡Pida ayuda y dé el primer paso!


25. ¡Hágalo!, paso a paso.
¿Por qué dar el primer paso hacia su empresa hoy? Porque una vez que dé el primer paso, será mucho más fácil dar otro paso, y luego, otro, y luego, otro más. Será fácil ir transitando el camino una vez que quebró la barrera del miedo. No pretenda hacer todo junto: paso a paso. Habrá suficiente tiempo para cada una de las actividades. Ahora, es momento de decidirse y empezar a planificar cómo será el camino a recorrer, cuáles son las etapas que harán de su idea una empresa.


26. ¡Hágalo!, reconozca su mérito.
¡Anímese a dar el primer paso! Cada paso que dé en la etapa inicial, por más pequeño que sea, reconózcalo. Mejor dicho: ¡reconózcase! Usted sabe el placer que da la tarea cumplida. En la etapa inicial, necesitará de todo el apoyo que pueda (como hablamos de la gente positiva que lo rodea). Sea usted mismo el primero en brindarse apoyo, en reconocer sus logros. 


27. ¡Hágalo!, trabaje un “plus”. ¿Por qué dar el primer paso hoy? Porque por lo que usted trabaje hoy, mañana será ampliamente recompensado. Cada día propóngase hacer “algo más” en pos de su emprendimiento. Piense que si usted trabaja un “plus” estará más cerca de la meta final. 


28. ¡Hágalo!, lecciones son amores. ¡Anímese a dar el primer paso hoy! Dijimos que el miedo desaparecerá cuando usted actúe. ¿Y los errores? ¿Qué errores? Son lecciones para seguir eligiendo otros caminos. Si no los hubiésemos transitado, jamás hubiésemos sabido que no nos llevaban al éxito. Pregúntese: ¿qué lección aprendí?. Reemplace el: “¿por qué a mí?”, por: “¿para qué me pasó esto a mí?”. 


29. ¡Hágalo!, lecciones paso a paso. ¡Anímese a dar el primer paso hoy! Hemos visto que de lo único que aprendemos es de las lecciones. También vaya paso a paso con los obstáculos que se presenten. No gane ansiedad en resolverlos de una sola vez y, además, bien. Tómelos de a uno y acepte el desafío de resolverlos cada día. Trabaje con uno hasta ¡encontrar la solución!


30. ¡Hágalo!, la tecnología está de su lado. ¡Anímese a dar el primer paso hoy! Con una PC y una conexión a Internet, hoy puede empezar a administrar su negocio. La tecnología está de su lado, facilitará el nacimiento y crecimiento de su emprendimiento. Ni siquiera usted tiene que disponer de equipo propio para intentarlo. ¿Por qué no intentarlo? Usted tiene muchas razones ¡para hacerlo! 


31. ¡Hágalo!, despeje dudas. ¡Anímese a dar el primer paso hoy! Si existen dudas sobre cómo administrar una empresa, póngase en contacto con emprendedores que puedan contarle su experiencia. Para decidir usted debe ver un panorama claro, si tiene dudas, será difícil tomar la decisión de iniciar. Investigue algunos casos y ¡decida!


32. ¡Hágalo!, despeje dudas y prepárese. ¡Anímese a dar el primer paso hoy! Si aún tiene dudas, la formación es una excelente medio para canalizarlas. Capacítese para aprender a administrar un emprendimiento, para perfeccionar sus conocimientos previos, para buscar ideas de negocios, etc. ¡Capacítese!


33. ¡Hágalo!, despeje dudas con su familia.
¡Anímese a dar el primer paso hoy! Si existen dudas sobre cómo podría equilibrar su vida laboral con la familiar, ¡no se quede con ellas! Hable con los miembros de su familia, explíqueles por qué usted desea convertirse en microempresario, por qué es importante para usted, cuáles son sus objetivos, cómo piensa concretarlo. Despeje dudas y ¡actúe!


34. ¡Hágalo!, piense en ganar. ¡Anímese a dar el primer paso hoy! Antes de empezar muchos emprendedores se preguntan: “¿qué puedo perder?”. Le sugiero que se pregunte: “¿qué puedo ganar?”. La primera lo limita en su acción, la segunda lo potencia. Empiece su emprendimiento, avanzando; no empiece retrocediendo. ¡¿Cómo?! Sí, si usted se hace la primera pregunta, está retrocediendo. Oriente su accionar hacia las ganancias. 


35. ¡Hágalo!, enuncie sus limitaciones. ¡Anímese a dar el primer paso hoy! ¿Qué lo limita a empezar su negocio? ¿Su edad?, ¿su estado civil?, ¿su sexo?, ¿su lugar de residencia?, ¿su experiencia anterior?, ¿qué no tiene experiencia laboral?, ¿las obligaciones domésticas?, ¿su familia?, ¿sus vecinos?, ¿su capacidad?, etc. Defina qué es lo que lo limita a empezar y dedíquese a analizar en profundidad cada una de sus limitaciones. 


36. ¡Hágalo!, ahora... rompa con ellas. ¡Anímese a dar el primer paso hoy! Más allá de los resultados del análisis de sus limitaciones, nada puede impedirle que usted convierta su sueño en realidad. Pero... ésta también es una idea discutible ;-) 


37. ¡Hágalo!, ahora o nunca. ¿Por qué dar el primer paso hoy? Porque hoy está usted leyendo esta entrega electrónica, hoy sus ideas se están moviendo, hoy su mente viaja hacia el fin del próximo año y porque hoy le pregunto, como si estuviésemos frente a frente en un café: ¿cuánto más va a esperar para tomar la decisión de empezar su negocio?


38.  Aplicación de lo aprendido. Las ideas sirven en los manuales, en los libros, en las revistas de negocios, en los apuntes de clase y en su memoria del curso de capacitación. Pero mucho, mucho más sirven cuando usted las aplica. ¡Pruebe estas 40 ideas! ¡Impleméntelas! ¡Mejórelas! ¡Y vuelva a aplicarlas! 


39¡Cante una idea! Convierta su emprendimiento en un desafío. Los desafíos nunca son aburridos. ¡Anímese a cantar una idea... o cuarenta... o más!


40. Cante y además... ¡actúe! Esta vez la 40 es únicamente para usted. El Le canto se termina, mis sugerencias también, las discutibles serán discutidas, aún cuando apague su PC. Pero me queda una duda... ¿usted ya habrá tomado su decisión?

-

Paola Carolina Diaz ©
www.lecantolas40.com.ar

Más Notas
--
-

 

NOTA

¿Porque emprender en Uruguay?
-
Mucho se habla acerca del tema emprendedurismo.
Potenciar Emprendedores, promover el desarrollo...
-


Optimizado para 1024x768